ORACIÓN A LA VIRGEN DE CUPILCO


Madre Santísima de Cupilco; hoy te saludamos con amor, somos tus hijos tabasqueños que vienen presurosos, porque tu Hijo el Señor de Tabasco es nuestro Rey.


Te reconocemos y te aceptamos como Madre, porque Jesús desde la Cruz te entregó a nosotros. Nos reconocemos como discípulos de Jesucristo para que nuestros pueblos en El tengan vida. Proclamamos nuestra adhesión a la Iglesia Católica porque fuimos elegidos antes de la creación del mundo para ser santos por el amor y pertenecer al pueblo de Dios.


Hoy, querida Madre, presentamos ante ti a nuestras familias, consérvalas unidas en el amor; a nuestros niños y jóvenes, presérvalos de los vicios, de la droga, de la pornografía, del suicidio; a nuestras comunidades católicas, líbralas de las divisiones y del desaliento; a todos nuestros catequistas, apártalos del conformismo; a nuestro Obispo, sacerdotes, diáconos y religiosas, líbralos de la superficialidad en sus vidas; a los candidatos a gobernamos, no los dejes caer en la ambición del poder. Ayúdanos a cuidar el “Edén” con responsabilidad y amor.


Señora de la Asunción, alcánzanos de tu Hijo para la Iglesia participación y unidad en la búsqueda de nuevos caminos para la Evangelización;  danos el coraje necesario para ser profetas a favor de los que no tienen voz; haz que seamos congruentes en nuestra vida con el Evangelio de Jesús. Conserva nuestra fe católica y salva a nuestro Tabasco. Amén.

ORACIÓN A LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Alégrate y gózate Hija de Jerusalén
mira a tu Rey que viene a ti, humilde,
a darte tu parte en su victoria.

Eres la primera de los redimidos
porque fuiste la adelantada de la fe.

Hoy, tu Hijo, te viene a buscar, Virgen y Madre:
“Ven amada mía”,
te pondré sobre mi trono, prendado está el Rey de tu belleza.
Te quiero junto a mí para consumar mi obra salvadora,
ya tienes preparada tu “casa” donde voy a celebrar
las Bodas del Cordero:

• Templo del Espíritu Santo
• Arca de la nueva alianza
• Horno de barro, con pan a punto de mil sabores.

Mujer vestida de sol, tu das a luz al Salvador
que empuja hacia el nuevo nacimiento

Dichosa tú que has creído, porque lo que se te ha dicho
de parte del Señor, en ti ya se ha cumplido.

María Asunta, signo de esperanza y de consuelo,
de humanidad nueva y redimida, danos de tu Hijo
ser como tú llenas del Espíritu Santo,
para ser fieles a la Palabra que nos llama a ser,
también como tú, sacramentos del Reino.

Hoy, tu sí, María, tu fiat, se encuentra con el sí de Dios
a su criatura en la realización de su alianza,
en el abrazo de un solo sí.
Amén.

NOVENA  A  LA  ASUNCIÓN DE MARÍA

 

Día primero

Oh, María sin pecado concebida,
la más Preciosa Niña, 
Reina de Tabasco. 
Regálame en este día,
hacerme pequeñito,
y siempre ser tu verdadero hijo,
para llegar algún día al Dios de la Vida.
Amén. 

En cada día se puede rezar un
Padrenuestro,  Ave María y Gloria.

 
Día segundo

María, princesa desde niña,
sobre la tierra sería ya nuestra guía
y en Tí resplandecería
el cumplimiento de las profecías.
¡Oh! mi dulce compañía,
guía a este siervo pequeñito,
que nada sería si en él no estaría
la Luz Divina. 
Amén. 
 
Día tercero 

¡Vaso purísimo!, ¡Estrella mía!
que hilabas en tu Seno, como Virgen Inmaculada,
al Dios que amabas,
que por Él suspirabas
y que brillaba, en una Niña Casta
que se esposaba como Inmaculada.
Haz que la pureza en mí resplandezca
y que inunde toda la tierra que parece desierta.
Amén. 

Día cuarto
 
¡Oh, María! del mismo Dios alegría.
¡Oh, María! a la que el ángel saludaría
y le confiaría la más hermosa noticia,
que en Tí viviría el Dios de la Vida,
el Mesías esperado,
ya anunciado y por los corazones anhelado.
¡Oh, Lirio Perfumado de nuestra tierra tabasqueña!
haz que digamos siempre "Sí" y vivamos para Tí,
pues el Buen Dios a Tí nos dió
y desde la Encarnación te señaló
como Corredentora para nos. 
Amén. 

Día quinto
 
¡Madre mía, bella María!
que en tus brazos acunarías,
al Sol que iluminaría nuestras pobres vidas.
¡Oh, María! cuyos ojos mirarían
con dulzura infinita al Niño que padecería
y nos redimiría en la Cruz un día. 
Haz que seamos mansos y humildes de corazón
como lo fue siempre Nuestro Señor.
Amén. 

Día sexto
 
¡Oh, Madre de Redención!
¡cáliz de amor!
llévanos al Salvador,
misterio de alegría en el corazón
y en el que palpita la alabanza al Padre Creador.
Haz que la esperanza inunde nuestra alma,
pues es nuestro Dios, escudo de Salvación,
quien es nuestra protección
ya que con Su Sangre nos cubrió
y nos enseñó lo que es el verdadero amor.
Amén.  
   
Día séptimo
 
¡Oh, María!, Señora mía!
enséñame en este día,
lo que la caridad sería,
para llegar algún día
a la Tierra Prometida!.
¡Oh, María!, Rosa Castísima!
muéstrame el camino de la verdad
para que llegue a la santidad
Amén.  
    
Día octavo
 
¡Oh, María!, ¡Señora de Cupilco!
haz que el Espíritu Santo,
sea derramado
en esta pobre vasija de barro
y que sea por Él llenada
para purificarla y habitarla,
labrándola a tu semejanza.
Amén.

 

Día noveno

¡Oh, Amadísima! ¡oh, Madre mía!
¡Oh, Virgen María! ¡Patrona de Tabasco!
¡Oh María, casa llena de amor!
¡Oh, María! reina hoy en cada corazón,
dándonos tu Inmaculado Corazón,
como Reina del Cielo y la tierra que
¡Oh, María!, postrado ante ti,
sólo tuyo soy, como esclavo de amor.
Amén.



EL ANGELUS


V. El Ángel del Señor anunció a María,
R. Y concibió por obra del Espíritu Santo.
Avemaría.

V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mi según tu palabra.
Avemaría.

V. Y el Verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.
Avemaría.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.


Oración
Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amén.